Aspectos psicosomáticos derivados de la actual crisis y colectivos más vulnerables

La actual crisis (financiera, económica y de valores), provoca una situación absolutamente novedosa en el mundo de la empresa, por la virulencia con la que se han deteriorado estos tres componentes, y que impacta especialmente en el colectivo de trabajadores:

> La ya  prolongada incertidumbre del entorno hace difícil, incluso a los mejores profesionales, prever lo que ocurrirá con el mantenimiento o no del puesto de trabajo, dado que posiblemente no dependa de ellos.

> La ambigüedad de esta dilatada situación  se convierte en  generadora de alteraciones conductuales y en una intermitente sensación de ausencia de control y de impotencia.

> El desequilibrio entre la gran cantidad de información  que aparece en los medios de comunicación, que contrasta con la poca información y comunicación formal transmitida por la propia empresa, también es uno de los principales factores estresantes.

> La inminencia de la posible pérdida del puesto de trabajo, en especial para los colectivos más vulnerables, puede generar un nivel de estrés casi enfermizo.

 

Este estrés laboral generado por los anteriores factores, y, sobre todo, el riesgo de perder el puesto de trabajo, tiene generalmente las siguientes consecuencias más o menos observables:

> Fisiológicas, pueden aparecer taquicardias, aumento de la tensión arterial o muscular, inhibición parcial del sistema inmunológico, etc..

> Cognitivas, continua preocupación por casi cualquier inconveniente, bajo nivel de concentración, conflictos entre sentimientos y actuaciones…

> Conductuales, aparecerían conductas impulsivas o apáticas, poco reflexivas y en muchas ocasiones fuera de control.

 

Producto de lo anterior, se incrementan los trastornos psicopatológicos como, en especial, la ansiedad, el insomnio, y la depresión.

 

“¿qué colectivos son más vulnerables a los efectos de esta crisis?”.

En el actual exiguo mercado laboral se dan una serie de características sociodemográficas que hace que determinados colectivos de trabajadores estén mucho más expuestos a los riesgos psicosociales provocados o reforzados por la ya pertinaz crisis y los constantes ajustes de empleo que se están produciendo en prácticamente todas las Empresas, indistintamente su tamaño.

 

Trabajadores jóvenes y nuevos empresarios: 

No han vivido con anterioridad una situación similar, no están acostumbrados a trabajar con tal presión y vienen de una cultura reciente de valorar de forma muy importante la conciliación de la vida personal y laboral. Hasta hace relativamente poco, los mejores expedientes académicos podían elegir entre varias ofertas de trabajo, accedían en poco tiempo a un atractivo sistema de compensación, impensable una década atrás, y competencias como, por ejemplo,  “saber demorar las recompensas”, no se encontraban en su escandallo de habilidades requeridas.

Ahora tienen que reformular y repriorizar drásticamente una escala de valores inculcada desde el reciente ya pasado “estado del bienestar”.

 

Trabajadores mayores de 45 años:

Y especialmente aquéllos que se acercan a la edad de jubilación y aquellos con familias donde son la única fuente de ingresos. La posibilidad de perder el empleo (“ponerse en la cola del paro”, dificultades para adaptarse al nuevo contexto, disminución de los ingresos, etc.) hace que este colectivo viva esta situación de inseguridad como realmente dramática, perturbadora e inquietante.

 

Artículo escrito por Ángel Córdoba Díaz

Apoyo a los directivos

La Fundación Directivos aborda la problemática de los directivos potenciales que deseen iniciar su actividad creando una empresa.

Emprendedores que tengan un proyecto de creación de empresa se podrán dirigir a la Fundación para que esta lo valore.

El comité de valoración de proyectos analizará y valorará la viabilidad de dichos proyectos.

La Fundación Directivos ayudará a que los proyectos aprobados sean una realidad.

¿Qué hacemos?

 

MISIÓN

La Fundación Directivos es una entidad sin ánimo de lucro, de ámbito nacional que intenta aprovechar la experiencia profesional de aquellos profesionales que, habiendo dirigido equipos humanos o emprendido nuevos negocios, quieran dedicar  parte de su tiempo para  ayudar a otros profesionales que estén emprendiendo una nueva actividad mediante la creación de empresas y que todavía carezcan de la suficiente experiencia, formación y habilidades y conocimientos necesarios para llevarlas a buen término.

OBJETIVOS

  • Ayudar a profesionales que emprenden una actividad mediante la creación de nuevas empresas.
  • Contribuir a la generación de nuevos empleos.
  • Facilitar el contacto y la transmisión de experiencias entre diferentes generaciones de profesionales.
  • Difundir la cultura de emprendimiento, el esfuerzo y aprendizaje constante y la innovación.
  • Facilitar la reincorporación de Directivos de éxito, inactivos profesionalmente, al mundo empresarial, con el objetivo de que sigan aportando al mismo sus conocimientos y experiencias adquiridos durante un largo periodo de tiempo.
  • Poner a disposición de estos Directivos la infraestructura y la información y formación necesarias para desarrollar un nuevo cometido.
  • Colaborar con otras entidades e instituciones para el logro de estos objetivos comunes.
  • Proporcionar a los nuevos empresarios orientación e información de calidad y eficiente sobre temas legales, financieros, estratégicos, de marketing, gestión de uno mismo y de los demás…., etc.

 

COMPROMISOS

  • Independencia
  • Imparcialidad
  • Confidencialidad
  • Lealtad
  • Profesionalidad.

 

¿Quiénes somos?

Vicepresidente ejecutivo – Patrono fundador:
Jesús Belinchón Méndez

Patronos:

Ángel Córdoba Díaz

Mateo Ruiz Oriol

Eduardo Bueno Campos

Pedro Cava Martín

Javier Barranco Saiz

Antonio García de la Fuente

Manuel Gutiérrez Rosales

 

Patronos honoríficos:

Julio Gilsanz Arrola

Andrés Ramos Castro

Ángel Verdasco Bravo